¿Récords imposibles de romper?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

PRENSA ALGODONEROS (Nota: Redacción/LMP. Foto: Cortesía)

GUASAVE.- Dicen que los récords se impusieron para romperse, pero en este caso, hay varios en la Liga Mexicana del Pacífico que lucen muy difíciles de superar, por no decir imposibles.

Han habido varias marcas que a través del tiempo de mantienen firmes, y de momento, no se ve a ningún “valiente” que pueda acabar con ellos, dese luego, tomando en cuenta que ahora el rol de juegos es más corto que antaño, además de otros factores que influyen directamente, como lo son las nuevas técnicas de juego, las dimensiones de los nuevos parques, solo por citar a algunas.

HÉCTOR ESPINO, EL MÁS PROLÍFICO EN IMPONER MARCAS

Los récords de hits, carreras producidas y cuadrangulares de Héctor Espino

Héctor Espino, el mejor bateador en la historia en la Liga Mexicana del Pacífico dejó impresionantes récords, algunos muy difíciles de igualar, en su paso por 24 temporadas en la LMP.

El “Superman de Chihuahua” conectó mil 824 imparables, una marca que luce complicada de alcanzar, al igual que los cuadrangulares, con 299, el mismo caso con las carreras producidas, con mil 97.

Estos logros, posiblemente será marcas perdurables en la historia de la LMP.

LOS QUE SECUNDAN A ESPINO

¿Quiénes secundan estos récords? Hits conectados, Matías Carrillo con mil 486; jonrones, Eduardo Jiménez con 199; carreras producidas,  de nuevo Matías Carrillo, con 697.

LAS MARCAS DEL “HUEVO” ROMO Y “EL PELUCHE” PEÑA

Lo que Héctor Espino fue en el bateo, lo es Vicente Romo en pitcheo, quien dejó impresionantes marcas en su paso por los montículos de la Liga Mexicana del Pacífico durante 24 campañas, dos de ellos, prácticamente inalcanzables: juegos ganados con 183 y ponches recetados, con dos mil 38.

En ambas marcas, otro histórico serpentinero fue el que quedó en segundo sitio, se trata de José “El Peluche” Peña, quien ganó 172 juegos, en cuanto a ponches recetados, no precisamente quedó cerca, ya que sumó  mil 601 ponches, esto en 22 campañas.

AÚN HAY MÁS

Pero como dijera el finado presentador de espectáculos, Raúl Velasco “aún hay más, ya que los 18 juegos completos consecutivos en una temporada de Eleno Cuen, lucen imposibles de romper.

Y es que, en los tiempos actuales, ver a un lanzador trabajar un juego completo es algo fuera de serie.

En este sentido, hubo un serpentinero en la Liga Mexicana del Pacífico que en una temporada lanzó no uno, ni dos, mucho menos tres… ¡Trabajó 18 juegos completos de manera consecutiva!

Cuen lo hizo en la temporada 1983-1984, jugando para los Ostioneros de Guaymas, tuvo 18 aperturas en la campaña, todas ellas, trabajando la ruta completa. Algo que jamás podremos ver una vez más.

Al finalizar la campaña, Eleno terminó con una foja de 11-9 en juegos ganados y perdidos, con un promedio de carreras limpias admitidas de 1.39, con 92 ponches recetados. Sin duda, un trabajo excepcional.

UNA MÁQUINA DE JUGAR BEISBOL

Otra marca que luce impenetrable es el de las 30 temporadas que jugó Francisco “Paquín” Estrada en la LMP

Siendo muy joven, con 16 años de edad, Francisco Estrada inició su camino como pelotero profesional, logrando jugar 30 temporadas en la Liga Mexicana del Pacífico de manera ininterrumpida, un récord difícil siquiera igualar.

“Paquín” Estrada es el jugador que más encuentros ha visto acción en la historia de la LMP con mil 578 juegos, vistiendo la casa de los equipos de Mayos de Navojoa (1964-65 a 1966-67, 1980-81, 1988-89 a 1990-91), Yaquis de Ciudad Obregón (1967-68 a 1971-72, 1973-74 a 1979-80, 1981-82, 1993-94), Venados de Mazatlán (1972-73 a 1973-74), Tomateros de Culiacán (1982-83 a 1987-88) y Águilas de Mexicali (1991-92 a 1992-93).

Eso fue su paso como jugador, ya como mánager, “El Paquín” siguió haciendo historia, y hasta la fecha, es el timonel con más campeonatos obtenidos en la LMP, con siete cetros.

UN ALGODONERO PRESENTE

El norteamericano Mike Cole, jugando para los Algodoneros de Guasave, se “robó” el show en la Temporada 1984-1985, al estafarse en dicha campaña 58 colchonetas. Ningún jugador más en la historia de la LMP, ha podido llegar siquiera a la media centena de robos de base.

Antes del espectáculo de Mike Cole, la marca de robos de base la tenía Francisco García, quien en la campaña 1965-1966 con los Yaquis de Obregón se había estafado 49 almohadillas.

Para darnos una idea de lo complicado que es igualar esta marca, el líder de robos de base en la temporada más reciente fue Rico Noel, quien se robó 30 bases, es decir, prácticamente la mitad de lo que el “Ratón” Cole hizo con Guasave en la edición 1984-1985.

Más Recientes

‘Finas manos, caballero’
PRENSA ALGODONEROS (Nota: Rubén Benítez. Foto: Cortesía) GUASAVE.- En la...
Se confirma Serie del Caribe en Mazatlán
PRENSA ALGODONEROS (Nota: Redacción/CBPC. Foto: Cortesía) MAZATLÁN,- Tras varias semanas...
Se reduce la cantidad de extranjeros en los equipos de la LMP
PRENSA ALGODONEROS (Nota: Redacción/LMP. Foto: Algodoneros) GUADALAJARA.- La Asamblea de...
Cerrar menú
×

Carrito